Para prolongar el periodo estival que llega a su fin...

Sucumbir a las notas solares - Maison Francis Kurkdjian

Descubramos las «notas solares», cuya estela se ha difundido durante las dos últimas décadas, especialmente con la aparición de los viajes «al sol» en pleno invierno, asociados al deseo de tener una tez bronceada durante todo el año.


Todo comenzó en 1927, cuando Jean Patou creó el primer aceite destinado a broncear la piel al tiempo que la protegía de los daños del sol. El «Huile de Chaldée», como fue bautizado, exhala una estela floral compuesta por rosa, narciso y jazmín diluidos en salicilato de bencilo, un cuerpo oloroso utilizado como filtro anti-UV con la particularidad de exacerbar las facetas florales «cálidas».


Una década más tarde, gracias a las primeras vacaciones pagadas en 1936, su popular variante, el Ambre Solaire, democratizó su estela utilizando las mismas notas. Si las playas de Europa están perfumadas con Ambre Solaire, verdadera referencia olfativa que recuerda al área cálida, a los efluvios de flores blancas y a la espuma marina, en Estados Unidos, la referencia del producto solar se llama Hawaïan Tropic, una crema perfumada con coco, golosa y láctea.

«Las notas solares tienen el poder de hacernos viajar.»

Aqua Vitae forte
Eau de parfum

Dotadas de una imaginación incomparable, los parajes lejanos son tierras fértiles que ofrecen un abanico de materias primas naturales únicas con un fuerte poder de evasión: ylang-ylang, flor de Tahití, flor de Frangipani o monoï. Así, tras esta denominación de «notas solares», se agrupan hoy en día todas las fragancias que recuerdan a las vacaciones, a los destinos exóticos o remotos: las voluptuosas notas florales compuestas de jazmín, azahar, Frangipani, flor de Tahití y nardo, las notas afrutadas «exóticas» (coco, mango y a veces higo) y, por supuesto, el monoï.


La composición de estos acordes es académica, donde se resalta una sobredosis de notas saliciladas derivadas del salicilato de bencilo. Esta misma molécula, presente de manera natural en una gran variedad de flores como el lirio, el ylang-ylang, el clavel o el azahar, sigue siendo la piedra angular de todas estas construcciones olfativas bien asentadas que completan con diferentes facetas: especiadas dulces y lascivas, acordes afrutados y lácteos como el coco o almendrados inspirados en la flor de Frangipani o el heliotropo.


Las notas soleadas actúan como múltiples magdalenas de Proust con su inigualable poder de evasión que invita a viajar, a la voluptuosidad y a dejarse llevar.

Sucumbir a las notas solares - Maison Francis Kurkdjian

Descubra las creaciones

Las otras notas perfumadas