La materia prima no tiene género - Maison Francis Kurkdjian

Perfumes para mujeres o para hombres. Perfumes sin género o unisex. Todavía hay muchos interrogantes y frenos sobre el género en la perfumería. ¿Hay materias primas más específicamente femeninas o masculinas? ¿Esta percepción de lo femenino y lo masculino es cultural o convencional? En la perfumería, como en la moda, la materia prima no tiene género. Se deja modelar por un espíritu creativo y un saber hacer.


El perfume se hace eco de nuestras civilizaciones. Es el reflejo de nuestra época y sigue naturalmente su evolución. Aunque las mujeres siempre se han guiado por sus gustos, también suelen ser más atrevidas que los hombres a la hora de alejarse de los estereotipos. Para seguir con la analogía de la moda, las mujeres en Occidente han adquirido hoy en día, a base de lucha, la libertad de llevar pantalones sin que la sociedad cuestione su feminidad.


Por otro lado, un hombre con falda o vestido da la nota, y su masculinidad se pone en entredicho «de facto». Las fragancias femeninas son mayoritariamente florales. Si a una mujer no le gustan las flores, puede, sin ninguna ambigüedad ni consecuencia para su feminidad, recurrir a los perfumes masculinos, e incluso mostrar con fiereza su parte de masculinidad.

La materia prima no tiene género - Maison Francis Kurkdjian

Olvídese del ingrediente y déjese llevar por la emoción.

gentle Fluidity
Gold Edition

Por el contrario, los hombres son mucho más reacios a la idea de adoptar perfumes femeninos. En Oriente Medio, llevan perfumes muy floridos, sobre todo formados por rosa o jazmín, sin que esto cuestione su virilidad porque es parte integrante de su cultura.


Como en la moda, la materia prima en la perfumería no tiene género. No es ni femenino ni masculino, es la forma en que el compositor lo asocia lo que le da su inflexión. La seda, por ejemplo, no tiene género hasta que pasa por las manos del estilista, que hará con ella un pañuelo o una corbata. En perfumería, el principio es idéntico. La materia prima natural o sintética, rica en múltiples facetas olfativas, se revela al combinarla con otros ingredientes.

La materia prima no tiene género - Maison Francis Kurkdjian

Tomemos por ejemplo la baya de enebro, una nota ascendente muy fresca y aromática con efecto de «ginebra». En sobredosis, dibuja un frescor intenso como en Gentle fluidity, edición Silver. Mientras que un toque de baya de enebro da naturalidad a una flor como la edición Gold de gentle Fluidity. Otro ejemplo es el azahar. Asociada en majestuosidad con el ylang-ylang, da lugar a un efecto floral y solar cautivador que se reconoce en APOM femme. Por otro lado, las facetas frescas y cítricas de este mismo azahar adquieren una inflexión más aromática cuando se mezclan con la bergamota y la lavanda, como en APOM homme.

Mis creaciones tienen un género que es tarea de cada uno apropiarse e incluso definir.

Descubra las creaciones

Las otras notas perfumadas